El decreto de autoconsumo sigue sin ser aprobado

A falta de dos meses y medio para las elecciones, el rechazo político y social creciente podría quitarle al PP muchos votos para seguir con el juego especulativo con intención de aprobar el RD de Autoconsumo.

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético ha hecho un repaso minucioso de las circunstancias que acompañan al borrador y aporta los argumentos esgrimidos por el Consejo de Estado para oponerse al texto en su actual redacción.

El procedimiento administrativo impone que para que el proyecto de norma pueda ser elevado al Consejo de Ministros precisa del dictamen, preceptivo pero no vinculante, del Consejo de Estado. Y este trámite ya se ha efectuado. 

El dictamen se evacuó el pasado 17 de septiembre pero todavía no se ha hecho público. No obstante, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético ha tenido conocimiento de los reparos más importantes que contiene el dictamen. 

Estas indicaciones del máximo órgano consultivo del Gobierno, al no ser vinculantes, pueden no ser tenidas en cuenta. Es decir, puede ser legal que la nueva redacción de la norma haga caso omiso de los reparos, pero dada la trascendencia de éstos, sería un acto irresponsable e incluso ilegítimo.

 

Reparos del Consejo de Estado 

Por Juan José del Valle (director técnico de Ecooo)

 

1 Que la energía autoconsumida de forma instantánea en el interior de la red del consumidor (es decir, aquella energía que no viaja ni hace uso de la red eléctrica), no debe tener coste alguno para el consumidor. Al contrario de lo que plantea el borrador de Real Decreto, como es  gravar la energía autoconsumida.

2 Que la energía excedente, siempre y cuando no supere el consumo de la red, se debería valorar económicamente igual que la energía consumida, considerándola como un ingreso económico en la factura.

3 Que el almacenamiento de energía es fundamental en el desarrollo del autoconsumo: incrementa el autoconsumo, incrementa el ahorro, permite reducir la potencia contratada y hace más rentable la instalación de autoconsumo.

4 Que se debería permitir comprar y vender la energía almacenada, vendiendo energía cuando los precios de la misma sean altos y comprando y almacenando cuando sean bajos. El borrador de Real Decreto no lo permite.

5 Que la instalación de baterías no debiera tener costes y barreras adicionales. Mientras que el Real Decreto propone penalizar y gravar la energía autoconsumida que se almacena en baterías.

6 Que la instalación de baterías debiera recibir apoyos e incentivos.

7  Que en el caso de que se legisle que los autoconsumidores deben contribuir a los costes de mantenimiento de las infraestructuras eléctricas, al menos se debería garantizar a los autoconsumidores la obtención de ahorros por otros conceptos. En caso contrario se estaría penalizando el uso de renovables.

8 Que el Real Decreto debería establecer en qué medida va a contribuir al cumplimiento de los objetivos de renovables y debería, por tanto, establecer un sistema de evaluación y seguimiento de los resultados que permita cancelar la norma, si se detecta que los objetivos de implantación de renovables se ven perjudicados.

9  Que no existe una regulación de las condiciones técnicas de las instalaciones de más de 100kW, precisamente las que se instalarán en grandes consumidores como industrias y servicios, y que este vacío normativo haría inviable el control de su aplicación.

 

Seguridad jurídica

Por Javier García Breva (presidente de N2E y experto en el sector energético)

 

La Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas establece entre los fines comunes de las políticas públicas para un medio urbano más sostenible, eficiente y competitivo priorizar las energías renovables frente a los combustibles fósiles y combatir la pobreza energética con medidas a favor de la eficiencia energética y ahorro energético. 

El proyecto de regulación del autoconsumo impide el desarrollo de la Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, aprobada por el Congreso a propuesta de este mismo gobierno, que se fundamenta en el autoconsumo y la autosuficiencia energética de edificios y barrios.

A estos incumplimientos se añade la inseguridad jurídica de aquellos ciudadanos que hayan ejercido o quieran ejercer en el futuro derechos que les otorgan las normas europeas y que no están recogidos en las normas nacionales, por lo que el nuevo decreto de autoconsumo deberá denunciarse ante las instituciones europeas por contravenir los principios aprobados en sus directivas.

 

Conclusiones

Por Paloma Estellés (miembro de la Plataforma)

 

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético apuesta por una regulación sensata, favorable al desarrollo del autoconsumo, por las ventajas sociales, ambientales y económicas que conlleva. El dictamen del Consejo de Estado apunta en esa dirección, pero nos tememos que el Consejo de Ministros, empecinado en aprobar una norma que desincentiva el fomento del autoconsumo, finalmente haga caso omiso de las indicaciones de su máximo órgano consultivo.

En un contexto de cambio climático, que exige un posicionamiento firme por un cambio de modelo energético hacia otro más sostenible y limpio, contemplamos con estupor cómo la orientación del Gobierno se dirige en un sentido completamente opuesto, penalizando las energías renovables y favoreciendo la producción con energía fósil y nuclear.

Asimismo, ante la grave situación de pobreza energética que afecta a millones de personas en nuestro país, no podemos permitirnos desaprovechar el potencial de una herramienta muy útil tanto para personas como para administraciones públicas, capaz de asegurar el suministro eléctrico en los hogares vulnerables.

Por todo ello, consideramos que el Gobierno incurriría en una gravísima irresponsabilidad social y ambiental en caso de aprobar el decreto de autoconsumo sin tener en cuenta las indicaciones del dictamen del Consejo de Estado.

Desde la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético apostamos por una regulación del autoconsumo con balance neto como ya existe en numerosos países de nuestro entorno con condiciones climáticas menos propicias que las existentes en nuestro país. Esperamos que en el Consejo de Ministros finalmente recapaciten y tengan en cuenta estas consideraciones.